Valorar apuestas parte 2

Tengo que admitir que si un apostador me preguntara cuán obsesionado estoy con la estimación en otros aspectos de mi vida, tendría que decir que no lo estoy. No me molesto en revisar cuantos litros de combustible gasto al rellenar el tanque de mi automóvil, incluso si eso repercutiera en hacer compras alrededor. Probablemente pueda costearme tantos gastos como quisiera si tuviera 20 en algo que incluso, cuando me hubiera molestado en hacerlo, habría ganado 11-10.

No interrogo a mi esposa acerca de sus hábitos de compra, pensando en ahorrar algún dinero para las compras semanales, y no bebo alcohol en bares porque la cerveza sea más barata. Por tanto, los apostadores sensibles al precio no deberían ser muy despectivos acerca de decidirse a tomar una apuesta 1-5 cuando una 1-7 está disponible en ese momento. Sin embargo, para mí la diferencia entre obtener valor en las apuestas y obtener valor en la vida real, es que la experiencia del cliente es tan similar a la de un corredor de apuestas A como a un corredor de apuestas B, y no hay ninguna razón para no gastar un poco de dinero mientras encuentren donde ese dinero producirá la mayor ganancia.

Además, por lo general lleva muy poco tiempo y esfuerzo concretar el mejor precio posible. Además de las publicaciones diarias de las mesas que orientan apuestas en una gran variedad de competiciones deportivas en el Racing Post, hay sitios de comparación de probabilidades como el Bookiesindex, que ofrece actualizaciones a tiempo real de que empresa brinda el mejor precio de tu imaginación.

La facilidad con que los jugadores pueden informarse donde se encuentra el valor es molesto para algunos jugadores de la vieja escuela, quienes sienten nostalgia de los días donde conseguían los mejores precios durante un paseo en automóvil por el centro de la ciudad, donde se detenían en todas las tiendas de apuestas para confrontar los diferentes precios. Para ellos era más difícil encontrar cual era el mejor precio, pero el hecho de que pocas personas se tomaban la molestia de hacerlo, significaba que eran capaces de conseguir mucho más al precio que ellos deseaban. Ahora, el campo de juego ha sido estabilizado e incluso el jugador más holgazán puede asegurarse de que tiene el valor en menos de un minuto con el mouse en la mano.

Aunque tengas cualquier otra creencia sobre apostar y toda su problemática, nunca olvides que el valor es simplemente el concepto más importante en el arte de las apuestas.