Disciplina al apostar

LA DISCIPLINA ES ABSOLUTAMENTE VITAL para el éxito en las apuestas. Puedes ser un maestro en el arte de ganar, pero si pierdes la disciplina tendrás que luchar para evitar perder dinero a largo plazo.

Aún si eres lo que podría ser denominado, un apostador por diversión, quien disfruta la emoción de las probabilidades con dinero, que pueda darse el lujo de perderlo, es importante mostrar cierto grado de disciplina. Las llamadas apuestas divertidas iniciales se convierten en mucho menos agradables cuando se pierden repetidamente.

La indisciplina puede arrastrarse en ambos casos: cuando pierdes o cuando ganas. Se dice que un equipo de fútbol es más vulnerable cuando recién ha marcado un gol, y lo mismo puede decir el apostador que acaba de respaldar a un ganador.

Si no es disciplinado, es propenso a comenzar a soñar con enriquecerse. Puede adoptar la filosofía de que está apostando con el corredor de apuestas y por esto no será un problema si su siguiente apuesta es fallida.

La selectividad es una importante consigna y es una fuerte tentación descartarla cuando recién ha recibido tu paga. No puedes esperar para estancarte nuevamente. Jugar tus ganancias es un concepto atractivo –la creencia de que estás a punto de enrolarte en una campaña que culminará en una victoria, dará un enorme vuelco a tu vida. Esto podría pasar, por supuesto, pero lo más probable es que regreses al punto de partida rápidamente.

Para el apostador que acaba de respaldar a un perdedor, el equivalente de jugar sus ganancias, está persiguiendo su perdición y es lo más peligroso que puede hacer. La diferencia entre perseguir su perdición y jugar sus ganancias es que el viaje de regreso al punto de partida es que será un camino más largo y doloroso.

En vez de esperar hasta que veas un precio que consideres realmente tomarlo en cuenta, apuesta en la próxima oportunidad con la esperanza de borrar y empezar nuevamente, tan pronto como sea posible.

Si esta misión de recuperación falla, trata nuevamente. Y repítelo. Y en poco tiempo estarás en problemas.

Sobreapostar es un rasgo clásico de indisciplina y es frecuentemente asociado con la locura de jugar las ganancias tan rápido como seas posible en vez de intentarlo gradualmente, consolidando tus ganancias.

Y en un tono similar, es posible apostar poco, usualmente cuando estas actuando cuidadosamente porque las cosas no están yendo bien. Es una falta comprensible. Si realmente seleccionas algo pero no sale bien, la inclinación natural es respaldar lo poco dado ya que no deseas cometer el error de caer en la red.

Aun una apuesta 5 estrellas (o como quieras llamar la apuesta más importante acerca de la cual te sientes más seguro) es una apuesta 5 estrellas, independientemente de cómo halla sido tu historial de apuestas.

Básicamente, tu método para hacer una apuesta llamativa debe ser consecuente sin tener en cuenta si estás con ventaja o atrasado. Esto quiere decir, mantener una mente clara, mantener la confianza (si has estado perdiendo) o prudente (si has estado ganando) y por encima de todo, mantener la disciplina y el control en todo momento.